PRESIDENCIAS DE JULIO A ROCA (1880/1886 y 1898/1904)

 

“Paz y administración” fue el lema de la campaña electoral de Julio Argentino Roca, en 1880). Su visión estratégica: Comenzaba el año 1879 y la República de Chile tenía dos proyectos para su expansión territorial: uno, ocupar la desierta Patagonia argentina; el otro, avanzar sobre los territorios del Pacífico que tenían Bolivia y Perú, ricos en guano y salitre. Se decidió por avanzar hacia el norte y el 14 de febrero de 1879 tomó el entonces puerto boliviano de Antofagasta, lo que dio origen a la segunda guerra del Pacífico, que duró cinco años.

En ese entonces, el gobierno argentino del presidente Nicolás Avellaneda ejercía su poder sólo sobre el 42 por ciento del actual territorio continental de nuestra Patria. Fue en esos momentos que el ministro de Guerra, general Julio Argentino Roca, con un brillante sentido de la oportunidad estratégica, ya que dejaba a Chile fuera de juego, dado que esta nación no podía abrir un segundo frente, hizo que el presidente propusiera al Congreso nacional la Campaña del Desierto. La misma terminaría con la ocupación de los territorios que nos correspondían por nuestra herencia hispánica, que llegaban hasta el cabo de Hornos y hasta el norte del Chaco Argentino.

Como aporte. agrego a lo expuesto que fue Estanislao Zeballos quien diseñó, a pedido de Avellaneda, el plan estratégico de la conquista del desierto en una obra titulada “la Conquista de 15.000 leguas”. Hay que leer este Plan, para darse cuenta que dicha “campaña del desierto” no fue una campaña de exterminio del indio, como lo presentan algunos de los llamados “progres”, sino que estaba destinada a marcar la presencia de argentina en la patagonia y erradicar los malones de los indios araucanos (llegados desde Chile), ladrones de hacienda y atacantes de poblaciones, que habían sometido a los tehuelches e impedían la explotación de riquísimas tierras al sur del Río Colorado. También se predicaba la integración y respeto de las tríbus pacíficas. De hecho así se hizo con los famosos “manzaneros”

El ” terror al malón”: Para evaluar la magnitud de la amenaza y el terror en el cual vivían las poblaciones de la llamada frontera, recordemos que en 1872, un ejército indígena estimado en 6.000 combatientes inicia, bajo el mando del cacique mapuche (chileno) Calfucurá, la llamada “invasión grande” a la provincia de Buenos Aires. Atacan los pueblos de General Alvear, Veinticinco de Mayo y Nueve de Julio, resultando muertos alrededor de 300 criollos, secuestradas cientos de cautivas jóvenes y robadas 200.000 cabezas de ganado, siendo éste el más importante de estos malones, entre otros muchos que lanzaron. Ante esta situación, el entonces ministro de Guerra, Adolfo Alsina, firma, en 1875, un tratado de paz con el cacique Juan José Catriel, el cual lo rompe, atacando, junto con el cacique mapuche (chileno) Manuel Namuncurá, las localidades bonaerenses de Tres Arroyos, Tandil, Azul y otros pueblos y granjas, en una incursión incluso más sangrienta que la de 1872, matando cientos de gauchos y secuestrando numerosas cautivas, a las cuales se les cortaba el talón, para impedir que se escaparan de las tolderías, donde eran violadas y esclavizadas.

Incorporación de la mayor parte del territorio argentino: La Campaña al Desierto fue “el mayor acto de soberanía nacional después de la guerra de la independencia”. Incorporó al territorio nacional el dominio efectivo de casi el 60 por ciento del mismo y llevó la civilización a esas inhóspitas y violentas regiones. Roca repartió tierras entre sus soldados y trató bien a los indígenas que se pacificaron, doblándole la paga al soldado que se casaba con una india. Prueba de ello es que el beato Ceferino Namuncurá, hijo y nieto de caciques mapuches violentos, como Namuncurá y Calfucurá, se incorporó a la civilización. Su padre, el cacique Manuel Namuncurá, fue designado coronel del Ejército argentino, como otros caciques indígenas.

La educación: Roca, ya presidente de la República, con el asesoramiento de Sarmiento, promulgó la célebre ley 1.420 de enseñanza laica, gratuita y obligatoria, una de las grandes medidas populares en la Argentina, que impulsó la alfabetización de todos los niños sin distinción. La ley de Servicio Militar Obligatorio, promulgada en su segunda presidencia, que establecía la alfabetización obligatoria de todos los soldados, hizo, junto con la 1.420, que la Argentina llegara a ser la nación más alfabetizada de América. Fue el mayor esfuerzo hecho para la educación popular en toda la historia argentina.

Gobernar es poblar“: A partir de 1880, cuando inicia su primera presidencia, se incentiva masivamente la inmigración europea. Muchos vinieron a trabajar en una cosecha y se volvían con lo ganado a Europa para sostener a sus familias, lo cual rompe el mito de la explotación. El hizo cumplir la ley de Inmigración dictada en 1876 por Avellaneda, otorgando a las personas que ingresaran al país concesiones para traer del extranjero elementos de trabajo, sin pagar impuestos, residencia sin costo en el hotel de inmigrantes y traslado gratuito hasta el sitio que fijaran para residir.

Agro, ferrocarriles, frigoríficos y puertos: Los ferrocarriles adquieren su gran desarrollo, en parte durante sus dos presidencias, integrando el territorio nacional y favoreciendo la producción agropecuaria que hizo de la Argentina el granero del mundo, creándose miles de puestos de trabajo. El crecimiento económico de la Nación jamás alcanzó la velocidad y expansión que tuvo, en parte, durante su segundo gobierno.

Comunicaciones: Durante sus presidencias, el desarrollo de la telegrafía argentina llegó a 50.000 kilómetros, terminándose en 1905 el enlace telegráfico que unía Cabo Vírgenes, en el estrecho de Magallanes, con la red nacional.

Profesionalización de las FF. AA: Profesionalizó y despolitizó al Ejército y a la Armada, que estuvieron sujetos al poder civil, salvo minorías que participaron en los intentos de golpe de Estado de 1890 y 1893, que él hizo fracasar, salvando la continuidad de la Constitución nacional. Todas sus participaciones en los conflictos internos fueron en defensa de la Constitución nacional.

Régimen electoral: En el plano electoral, en 1904, mediante su ministro del Interior, Joaquín V. González, promulgó la ley de elección por circunscripción uninominal, que permitió la entrada al Congreso nacional del doctor Alfredo Palacios, el primer diputado socialista de América.

Diplomacia, FF. AA. y soberanía: Con Chile, sentó, en los tratados de 1882 y 1902, la soberanía argentina, en una diplomacia apoyada por el derecho internacional y el poderío que Roca les había dado a la Armada y al Ejército argentinos. En 1902, con motivo del bloqueo naval que Gran Bretaña, Alemania e Italia impusieron a Venezuela, para cobrar las deudas que tenía con ellas, el ministro de Relaciones Exteriores de Roca, Luis María Drago, estableció la doctrina que lleva su nombre, mediante la cual las deudas de naciones americanas no se pueden cobrar por la fuerza bélica.

Una vida entregada a la Patria: Hijo de un coronel de la guerra de la independencia que actuó junto a San Martín, Roca, como subteniente de artillería, se negó a rendir su batería a los porteños en la batalla de Pavón, siendo el último en retirarse. Combatió en la Guerra del Paraguay, donde perdió a dos de sus hermanos y a su padre; derrotó al golpista López Jordán, que mató a Urquiza, y venció a los “mitristas” cuando estos intentaron dar un golpe de Estado contra la elección de Avellaneda.

Coraje político y sabiduría: Nunca temió a la inteligencia y a la capacidad. Siempre se rodeó de una aristocracia de la inteligencia, como Carlos Pellegrini, Bernardo de Irigoyen, Joaquín V. González, Luis María Drago, Emilio Civit, Luis María Campos, Rosendo Fraga, Pablo Ricchieri e intelectuales sobresalientes, como Paul Groussac, Miguel Cané, Eduardo Wilde y Luis Sáenz Peña.

Dentro de la corriente política y cultural que organizó la República, le dio fisonomía propia e impulsó su progreso, transformando un desierto en la Nación más civilizada de América. Por ello sobresalió Julio Argentino Roca, para muchos, el mejor presidente que tuvo la República Argentina. (Carlos E. Viana, el autor de este escrito, también escribió “El escenario político sobreiluminado “, es miembro del Centro de Estudios Políticos de la UMSA y profesor de Teoría Política en la UAI).

1 Comentario

  1. Leandro

    Lo felicito….y nunca se olvide que Jesucristo es Su Paz y Salvación..de mi parte soy estudiante de un instituto público pero tengo al que murió por mí como el mejor Maestro..abrazos ..La Ciencia y la Educación son hijas(cada una con su propia buena y mala experiencia) de La Santa Biblia.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>